C/ Atxondoa S/N 48393 Forua - Bizkaia

Actualidad

16/07/2017

El curioso origen de muchas de las recetas vascas de bacalao

El curioso origen de muchas de las recetas vascas de bacalao

Hay muchos platos emblemáticos de nuestra gastronomía que no pueden faltar jamás en la carta de los restaurantes para banquetes de Vizcaya: chuletones y solomillos para preparar a las brasas, el inigualable txangurro, las deliciosas verduras y hortalizas de nuestras huertas… y en una lista de imprescindibles no puede faltar el bacalao preparado de diferentes formas.

A muchos de los clientes que vienen a los restaurantes para banquetes de Vizcaya para elegir el menú de su celebración puede sorprenderles que tengamos tantas presentaciones diferentes para el abadejo, uno de los nombres por el que también se conoce al bacalao. Y lo cierto es que el origen de muchas de estas recetas se debe a una curiosa historia.

En 1835, muchos comerciantes de la alimentación trataban de eludir el control que el gobierno había impuesto sobre las importaciones de bacalao y hacían sus pedidos directamente a los proveedores ingleses. Uno de estos comerciantes envió un telegrama a su proveedor habitual pidiendo que le enviaran entre cien y ciento veinte bacaladas.

El telegrafista escribió “100o120”, por lo que, en pocos días se recibieron más de un millón de bacaladas. Pero la fortuna sonrió al comerciante cuando, pocas semanas después de recibir su pedido, la ciudad de Bilbao fue cercada por las tropas carlistas y los alimentos empezaron a escasear… salvo las bacaladas del comerciante.

La población bilbaína se alimentó, durante todo el tiempo que duró el sitio de la ciudad con estas bacaladas preparadas de decenas de formas diferentes: al pil-pil, al ajoarriero, en ensaladas, con arroz, en migas, en tortilla…

Como es lógico, en la carta de Baserri Maitea siempre encontrarás platos de bacalao en diferentes preparaciones.